• General
  • Itinerario
  • El tour incluye
  • Comentarios
  • Preguntas

Fuente: Teatro «Tudor Vianu» Giurgiu

La historia del Teatro Nacional de Bucarest demuestra que Giurgiu es un espacio generoso para el arte en general. Esto sucedió porque, entre las sociedades del Teatro de Bucarest, había dos Giurgiuveni: Costache Serghie y Constantin Dimitriade. También de Giurgiu, George Vraca y Eugenia Bădulescu se fueron, que fueron los primeros actores de cine de Rumania, así como la hija de Constantin Dimitriade, la actriz Aristiza Romănescu. A pesar del «gen» teatral, hasta mediados de los años 60 del siglo pasado, Giurgiu no tenía una casa o palacio de cultura. Menos aún un teatro profesional. Por defecto, los espectáculos escolares y de aficionados se llevaban a cabo en los cines, y los equipos de viaje también se presentaron aquí. No fue sino hasta 1966 que se inauguró el actual edificio del teatro, creado principalmente por la contribución financiera y laboral del Astillero, la unidad económica más poderosa de Giurgiu, en ese momento.

En la Casa de la Cultura de la ciudad siguieron años de emulación artística gracias a algunos de los grupos más importantes de Bucarest: Teatro Nacional de Bucarest, Teatro Bulandra, Teatro Nottara, Teatro Revista, Teatro Opereta, Ópera Rumana, Filarmónica «George Enescu», etc. Al menos una de estas tropas visitó el Giurgiul mensual, y el gran salón, con 600 asientos, se volvió inadecuado. Durante ese período, el pequeño salón, ubicado en el primer piso, albergó la biblioteca de la ciudad, se mudó de un espacio poco saludable en la calle Gara. En 1981, después del establecimiento del condado de Giurgiu, el teatro de Bucarest «Ion Vasilescu», con el director Radu Boroianu, es transferido aquí a actores conocidos como Hamdi Cerchez, Lucia Burcovschi, Stelian Cremenciuc o Dumitru Răşchitor que se convierten en viajeros en Giurgiu. Pronto se les unieron Mircea Creţu y su esposa, Anca Alecsandra, luego Toma Vasile, otro Giurgiuvean que se dirige a casa.

Mientras estaba en Giurgiu, el teatro «Ion Vasilescu» ofreció actuaciones con grandes nombres en el escenario rumano, frente al incomparable Dem Rădulescu, con quien mencionamos a Victoria Mierlescu, Virginia Rogin, Carmen Petrescu, Domniţa Mărculescu, Anca Szönyi ( o Anca S. Thomas), la hermana de la actriz Julieta Szönyi, Cornel Gârbea, Sile Marinescu, Aurelian Napu, Stefan Hagima, Mihai Dobre, Geo Dobre, Ştefan Bărbulescu. En ese momento, también había, en Giurgiu, la Sección de Folclor, con el maestro Ion Albeşteanu, junto con su esposa Tița Stefan, Mihai Căluşaru y su conjunto) y la Sección de revistas donde Petre Geambaşu, Cornel Constantiniu, Lucky Marinescu, Master y València Grigor se activaron Su famosa orquesta. Desafortunadamente, en pocos años, la mayoría de los nombres pesados ​​en los carteles del teatro se fueron a Bucarest, por lo que inmediatamente después de la Revolución encontramos el teatro como una presencia discreta en el paisaje giugiuveano, aboliendo las secciones Estrada y Folclor.

Las premisas de un nuevo comienzo se describen en 1991, cuando Mircea Crețu es nombrada directora y procede a reorganizar el teatro y reconfigurar el repertorio, para que la audiencia vuelva a los pasillos. Se dio un paso decisivo en 1993, cuando la institución recibió el nombre de «Teatro Valah». Los espectáculos comienzan a cubrir toda la gama de preferencias, desde el antiguo y clásico del drama universal y rumano, hasta las obras contemporáneas rumanas y extranjeras, desde el drama hasta la comedia del bulevar, sin olvidar por un momento la formación de los espectadores del mañana, es decir, las obras infantiles. Un año después, Mircea Creţu obtiene el traslado de la biblioteca de la ciudad y transforma la sala de arriba en uno de los espectáculos, el actual «Pequeño Salón». Las obras de teatro de Giurgiuvean en la sede y en torneos muy exitosos reciben distinciones y apreciaciones en festivales y concursos en el país y en el extranjero, transformando la ciudad del Danubio en un hito importante en el paisaje artístico nacional.

La organización del «Festival Internacional de Teatros en las Ciudades del Danubio», evento alcanzado en 2016 en la 19ª edición, es el mérito del mismo director incansable Mircea Creţu. En la primera edición, celebrada bajo el título «Días internacionales del teatro Valah de rumanos en todas partes», se invitó a bandas de Moldavia, Serbia, Bulgaria, Albania, Hungría, Austria, Canadá, Estados Unidos, Alemania. Desde entonces hasta ahora, en la primera parte de cada temporada, en el escenario de Giurgiu, bandas destacadas como «Slavija» Theater en Belgrado y «Sterija» en Vîrşeţ, «Mihai Eminescu» y teatros «Satiricus» en Chisinau, «Sava Theater» Ognianov «de Ruse,» Sava Dobroplodnie «Teatro de Silistra,» Neline «Teatro de Bratislava,» Bartok «Teatro de Dunaujvaros,» Pygmalion «Teatro de Viena, y del Bucarest Nacional,» Nottara «, Comedia Teatro, Teatro» Masca «, Teatro» Maria Filotti «en Brăila, Teatro dramático» Fani Tardini «en Galaţi, etc.

El renacimiento del teatro en Giurgiu está indudablemente vinculado a los nombres de quienes estaban en su gestión: Mircea Creţu (1991-1997 y 2005-2008), Livius Rus (1997-2000 y 2003-2005), Violeta Teaşcă (2000 – 2003), Cosmin Creţu (2008-2010 y gerente a cargo de la primavera de 2016), Mircea M. Ionescu (2010-2016) – y que sabían no solo seleccionar un repertorio adecuado para el público local, sino que también se unieron a un colectivo artístico y técnicamente extremadamente valioso para una pequeña ciudad de provincias. El comienzo de 2009 trajo una transformación notable: el cambio del estado de la institución de un repertorio a un proyecto, un cambio llamado a responder a las leyes específicas del mercado. El colectivo artístico desaparece, pero los proyectos artísticos prometen actores cada vez más exitosos del momento, lo que despierta el interés público.

A pesar de las grandes dificultades financieras y el nuevo tipo de enfoque del acto artístico, la apertura de la temporada 2010-2011 marcó otro punto de inflexión en la vida del teatro Giurgiuvean, al orientar el repertorio (casi exclusivamente) a la dramaturgia rumana, por el dramaturgo y publicista Mircea. M. Ionescu, gerente-director en ese momento. Un año después, también por iniciativa del director, la institución cambia su nombre al Teatro «Tudor Vianu». Los directores y actores de valor de la escena nacional, junto con los pocos actores de Giurgiuven que permanecieron en la ciudad, han tenido éxito durante cinco años. El regreso a la gestión teatral del actor Cosmin Creţu, para un nuevo mandato de gestión, trae una nueva orientación del teatro al espectador, a través de espectáculos al aire libre, en parques y zonas peatonales de la ciudad, un rejuvenecimiento significativo de la banda artística involucrada en proyectos y una diversificación. de los géneros abordados.

Las actuaciones artísticas del teatro Giurgiuvean fueron recompensadas con numerosos trofeos y premios obtenidos en el país (festivales de Galati, Braila, Piteşti, Bacau) y en el extranjero República de Moldova (Chisinau, Balti), Albania (Elbasan), Bulgaria (Ruse, Vidin Silistra, Shumen), para la dirección, escenografía e interpretación. El año 2016 representa un hito importante en la historia del Teatro «Tudor Vianu» y debido al extenso proyecto de rehabilitación y modernización financiado por el Consejo del Condado de Giurgiu. Gracias a él, los tres espacios de actuación: el Gran Salón (400 asientos), el Pequeño Salón (78 asientos) y el Taller Hall (80 asientos) ofrecen condiciones entre los mejores espectadores y creadores del acto artístico, y el edificio. en sí mismo proporciona seguridad y comodidad.

Share sau like daca ti-a placut articolul:

No details found.

No details found.

Share sau like daca ti-a placut articolul:

There are no reviews yet.

Be the first to review “Teatro «Tudor Vianu» – Municipio de Giurgiu”

No Details Found